“Abigail estaba flácida, no sostenía su cabeza y tenía sus pupilas dilatadas”

0
2300
Foto: Nicolas Revello.

En el inicio del juicio por el crimen de Abigail se dio lectura a las declaraciones que realizaron los médicos que asistieron a la pequeña en su casa y en el nosocomio. Todos fueron contestes en señalar que Abigail arribó al Hospital pálida, con los ojos abiertos, pupilas fijas, sin reflejos y con marcas en su rostro del lado izquierdo. Hoy declararon un médico, un cirujano y un neurocirujano y se estima que a la tarde declare Carlos Tortello padre de la pequeña.

En el inicio del juicio oral y público por el violento crimen de la pequeña Abigail de tan solo siete meses –causa que tiene como imputado a sus padres Carlos Tortello y Karla Orellano- se dio lectura a las declaraciones que realizaron en su momento los médicos que asistieron a la beba en su casa y en el Hospital Regional.

En el expediente figura que el 20 de agosto del año 2014 a las 13:00 horas, la Policía fue informada que Abigail se encontraba internada en la sala de Terapia Intensiva, tras lo avisado los efectivos se acercaron al Hospital Regional donde se entrevistaron con Karla Orellano quien, les manifestó que cerca de las 09:30 horas, su pareja la llamó por teléfono, pero no lo atendió porque estaba haciendo trámites. Minutos después recibió el llamado de su madre –a quien sí atendió- y le contó que Tortello se estaba yendo en una ambulancia con Abigail, desconociendo lo sucedido.

En el relato que Orellano le hizo a la Policía, manifestó que cuando llegó al Hospital la pediatra le informó que Abigail se encontraba en Terapia Intensiva con muerte cerebral y al consultarle a su pareja qué había sucedido, éste le indicó que Abigail se había caído de la mesa cuando la estaba bañando.

Versión que primero perdió peso con los informes del médico policial que revelaron los primeros momentos de intervención médica de Abigail en los cuales se constató que fue llevada en ambulancia hacia el hospital en paro cardiorespiratoria, se la reanima, se le realiza un TAC y se determinó que tenía una lesión cerebral y hematomas en zona de la cabeza. Luego su versión siguió perdiendo peso con las declaraciones de los médicos que asistieron a la pequeña en su casa y en el nosocomio.

Declaraciones

El doctor Guillermo Sosa, manifestó que al llegar al lugar observó a Tortello fuera de la casa que le hacía señas, al ingresar al domicilio el acusado tomó a la beba y le adujo que la misma se había caído de la mesa, que no respiraba y no tenía pulso, rápidamente iniciaron los trabajos de reanimación. Además observó que la pequeña presentaba a la altura de la frente del lado izquierdo hematomas –que a su parecer no eran recientes- observando también una marca que tenía en la boca.

Por su parte la doctora Natalia Gordillo, declaró que la pequeña estaba flácida, no sostenía su cabeza, tenía las pupilas dilatadas, destacando que había permanecido un tiempo considerado en ese estado. Además advirtió que al llegar al Hospital tenía marcas en la cara, en el labio, frente y cachete izquierdo.

Marcelo Aguilar –chofer- de la ambulancia en su testimonio, narró que al llegar al lugar el padre de Abigail los estaba esperando afuera de la casa, al ver su actitud lo primero que pensó que no era nada grave, debido a que estaba tranquilo. Pero al ingresar observó que cuando el padre levantó a la nena de la mesa, le expresó al médico que la nena no respiraba, momento que el doctor se la saca de los brazos y comienza con la reanimación.

En tanto Juan Carlos González, Eduardo Benítez, médico y pediatra que colaboraron en la reanimación de Abigail fueron contestes en señalar que la niña al arribar al Hospital estaba pálida, con los ojos abiertos, pupilas fijas, sin reflejos y también observaron las marcas en el rostro del lado izquierdo en forma redondeada.

Por otro lado la pediatra María Calvo, manifestó que Abigail ingresó al nosocomio sin signos vitales, debido a que se le cayó de la mesa al padre, siendo que al observarla no encontró rastros de que se hubiera caído porque no tenía lesiones. Mientras que al entubarla se dio cuenta que Abigail no había sido alimentada desde hace dos horas -antes del hecho-. Al tomar color ya estaba en terapia y observó que presentaba lesiones.

Por su parte los médicos que se encontraban en la UTI pediátrica, narraron que fueron informados por la guardia que había ingresado una nena sin signos vitales, quienes también observaron lesiones en Abigail particularmente hematomas en su rostro, otras lesiones de larga data y lesiones en el cuello.

Por su parte el cuerpo médico del Poder Judicial, el día 20 de agosto, detalló que Abigail en el momento de encontrarse internada presentaba fractura en el brazo derecho –antigua- y hematoma en el cuello, símil a un ahorcamiento.

Partes médicos

El 21 de agosto, a las 17.30 horas, Abigail evolucionó con una estabilidad hemodinámica que contra indicó la tomografía computada la que fue evaluada por oftalmología quien constató la presencia de hemorragia en ambas retinas, siendo esta última característico al síndrome de niño sacudido. El estado de la menor siguió siendo grave. Pronóstico reservado.

El 22 de agosto, a las 11.30 horas, el estado de Abigail siguió siendo grave, presentó edema cerebral y en la tomografía computada que se le realiza se constató la presencia de una hematoma dural que evidencio la tomografía de ingreso y lesiones compatibles con heridas antiguas evolucionadas, es decir curadas.

El 23 de agosto, se realizó un nuevo informe médico en el que se constató que Abigail evolucionó con deterioro en el punto de vista neurológico evidenciado por la presencia de pupilas mediáticas, parálisis y ausencia de respuesta foto motor, sin estabilidad hemodinámica.

El 25 de agosto, los doctores Suarez y Echandi informaron entre las 09:00 y 10:00 horas, el estado de salud de Abigail evaluada por neonatologia infantil constató la presencia de puntos claros en el encefalograma.

Autopsia

El 26 de agosto se le practicó la autopsia, donde se observó en el examen cadavérico, ausencia en rigidez sin signos de rigidez cadavérica, ausencia de cosquilleo facial intensas con pupilas dilatadas, con presencia de hemorragia sub conjuntural. Al examen camítico se comprueban hematomas en ambas íngle. Después procedieron a la abertura del cuerpo, cabeza, tronco y pecho, en la órbita izquierda y la unión de los huesos frontales, fractura femoral izquierda y hematomas de dispersión difusa, presencia de sangre intercisural, parte del cerebro con estreñimiento. Peso del cerebro 950 gramos.

En el cuello se realizó una apertura a través de una incisión mediana cervical y se procede a la extracción de los órganos viscerales, en tanto que en el tórax se procede también a la extracción de órganos y las cavidades pulmonares determinándose que ambas pleuras se encuentran libres. El corazón es de grande vasos sin lesiones.

Síndrome de niño maltratado

Se define como síndrome de niño maltratado a todo acto de agresión física y mental del menor con acción intencional y no accidental por parte de sus padres, representantes legales o cualquier otra persona.

                                                                                                                                                         Tercera Parte.