“Le rompieron todo, lo único que le funciona es el corazón”

0
27396

Pasa En Santa Cruz entrevistó, de manera exclusiva, a un familiar del joven que fue brutalmente atacado este fin de semana en Río Gallegos, por tres sujetos, de los cuales dos de ellos fueron detenidos. “Más de diez años se van a comer, si no los matan ahí adentro, por la cárcel, porque se abusaron de un chico con Síndrome de Down”, expresó.

Un joven de 32 años, con retraso madurativo, se debate entre la vida y la muerte en el Hospital Regional, tras ser atacado por tres sujetos en el predio del ex Museo, de calle Perito Moreno y Kirchner. Pasa En Santa Cruz logró dialogar con un familiar directo de la víctima para conocer más acerca de su estado de salud: “Sigue internado, no sé si va a pasar la noche, le rompieron los intestinos, el hígado, la cabeza está toda fracturada, toda rota, pero no sé si va a aguantar”, añadiendo que el pronóstico de los médicos no es alentador: “Sigue todo igual, dicen que puede aguantar un día, o seguir esta noche, pero está mal porque le rompieron todo. Lo único que le funcionar es el corazón”.

Su familia aguarda por un milagro: “dicen que, si le sacan el pulmotor, no saben si va a estar diez minutos. Estamos esperando que Dios haga el milagro”. El joven explicó que la víctima es extremadamente delgado: “no sé si pesa cincuenta kilos, pero lo ves ahora y está –hinchado-. Su cara es irreconocible”.

El agravante de este hecho es que el joven tiene un retraso madurativo: “A los autores de esta aberración no se les puede tener piedad”, y recordó que el joven se ocupaba de cuidar las instalaciones que ocupa la familia: “Pero de repente, no sé porque se fue, lo metieron para adentro, y lo golpearon. Igual me dijeron que esa gente –por los autores-, hace unos meses atrás, agarraron a un chico en la plaza, y le dieron la misma golpiza “.

Luego de efectuar la denuncia de su desaparición, finalmente fue su propio hermano, quien lo encontró el lunes, alrededor de las 21 horas: “Lo encontramos solo, porque le pegaron, y lo dejaron ahí. Era un galpón de cincuenta metros, lo dejaron al último”.

En este contexto, recordó que el joven atacado “se portaba bien, él era un cuidador, era buena gente, pero le hicieron esto”, y aseguró que quienes llevaron adelante este acto salvaje: “más de diez años se van a comer, si no los matan ahí adentro, por la cárcel, porque se abusaron de un chico con Síndrome de Down, y la gente cuando escuche eso…”.

Siempre estuvo protegido

Con la muerte de su madre, el joven quedó a cargo de su familia, su padre y su hermano: “Estaba cuidado, diez puntos, pero de repente salió. No era de salir, pero cuando lo hacía, volvía. Iba a la Iglesia nomás, a las 09.00, y a las 11.00 ya estaba acá”.

Explicó que quizás “Él se fue a dar una vueltita, calculo yo, y justo estaba viniendo”, aprovechando la luz del día, cuando fue interceptado por los tres sujetos: “para mí que estaban borrachos, no sé. Lo tiraron para adentro”, agregando que hasta la propia Policía se vio sorprendida ante lo ocurrido, y repitió los dichos de los efectivos -nunca vi una golpiza tan grande-.

Al parecer, según lo relatado por el familiar de la víctima, que, según la Policía, los sujetos habrían golpeado incesantemente durante cinco o seis horas, y volvió a reiterar: “A esa gente, la tienen que matar, mira si agarran a una mujer, ¿Te la matan?”, finalizó.