“Me gusta improvisar”

0
417

La mano de César Chazarreta creó las increíbles imágenes que se pueden ver en los tres murales del gimnasio de la Comisaría Tercera de la ciudad de Río Gallegos, sobre la calle Tamel Aike y la avenida Paradelo y que sorprende no sólo al transeúnte, sino a los conductores que diariamente transitan por esas calles. Un despliegue de color, de trazos definidos y la conjunción con el ambiente, le brindan a esa dependencia una imagen diferente.   

Pasa En Santa Cruz dialogó con el artista de estos murales, que casualmente, pertenece a la institución policial ya que cumple funciones en la Seccional Sexta de la capital santacruceña, y que fue convocado por el Comisario Rojas para pintar los muros del gimnasio de la Tercera, siendo la temática escogida el ARA San Juan y la guerra de Malvinas. 

Chazarreta es un artista autodidacta, muy creativo, meticuloso, con ganas de expresarse, sencillo, pero como todo artista, busca comunicar algo a alguien. No dudó en admitir que le extraño que haya sido convocado para esta tarea: “En realidad, se dio todo como muy de casualidad, según dicen algunas personas, las casualidades no existen, pero en este caso sí, fue como muy casual el encuentro”, teniendo en cuenta que el dibujo: “es una actividad que yo hago como pasatiempo, y se dio la oportunidad y me convocaron para ver si me animaba a pintar un mural”. 

Este joven efectivo nunca había hecho este tipo de arte: “en realidad, es la primera vez, mi afición es el dibujo”, una actividad que “si tengo que verlo del lado familiar, viene de mi mamá. Ella dibujaba mucho cuando era chica, aún tiene sus dibujos guardados en una carpeta”, en tanto que Chazarreta comenzó también de chico, como un pasatiempo “que dejé un montón de años, y retomé hace cuatro o cinco años atrás. Como no hago adicionales, hago deportes, juego al futbol, un montón de actividades y siempre estoy buscando que hacer”. Un día surgió el “¿y por qué no volver a dibujar? Me acordé que lo hacía mucho cuando era chico y que dejé por el trabajo, el estudio”. 

La aceptación de la propuesta, no surgió instantáneamente: “Lo pensé varios días”, y se preguntaba “si hago algo que no gusta y si me equivoco o no. Es como un dibujo, es prueba y error”. Pero, entendiendo que “en lo personal, era la oportunidad de poder llevar las cosas más allá, salir de mi zona de confort y ver si me animaba a algo más”.  

Este artista, siempre trabajó con acrílico, con acuarelas: “también pinto, pero mi zona de confort es el lápiz, siempre los colores. Si tengo que elegir, el lápiz de color, pero en este caso, tengo trabajos en papel hecho con acrílicos, con temperas, siempre probando otras cosas”, añadiendo que con el sintético: “he trabajado cuando era chico, pintando alguna cosa. El sintético es bastante complicado para trabajar, no es lo mismo que cualquier otro material, pero estamos aprendiendo sobre la marcha, cada día aprendo algo, como mezclar las cosas, estoy probando…” 

César Chazarreta se declara un artista autodidacta: “Soy de buscar, en realidad todo lo que sé, o las cosas que se de dibujo las aprendí mirando, o me pongo a investigar cómo se hace aquello, cómo se usan las sombras, y bueno acá estamos. Todo el mundo pregunta si estudié dibujo, pero no. No estudié, fui a la escuela técnica, al Industrial Nº4, pero nada que ver con el dibujo, más allá que lo usaba, pero es algo totalmente distinto. Es un pasatiempo, nada más”. 

A causa de sus recientes creaciones artísticas que ya son apreciadas por los vecinos del barrio APAP, fue convocado para hacer murales en los paredones del Boxing, siendo “inesperado, no me lo esperaba porque para mí, es mi primera experiencia, pero después de haber estado un mes haciendo esto, ya que estamos en el baile, vamos a bailar. Igual, me preguntaron si quería colaborar y me pareció una linda idea. Hay ciertas cosas que no las avalo y hay otras cosas que si, por ejemplo, el arte callejero, el pintar algo que transmita algo, la idea es que vos pintes y transmitas un mensaje, que cuando la gente lo vea, diga algo, que no sean simples garabatos”. 

El mural que más le gustó fue el de Malvinas: “Si bien, iba a respetar la temática que tenía todo el mural, acá fue más que nada libre. A medida que lo voy haciendo, van saliendo ideas. Cuando arranqué lo primero que hice fue el sol con ese estilo, señaló al muro que está sobre la Paradelo y después fue surgiendo, el crucero General Belgrano y probando ciertas cosas, a ver que salía. Es todo muy sobre la marcha. Es así, voy viéndolo”. 

No hizo bosquejos previos en papel: “No, me salen mejor cuando los tengo en la cabeza y los voy poniendo sobre la marcha, como va saliendo. Me gusta más así, me gusta improvisar como va saliendo, buscando imágenes. En mi cabeza siempre se ve lindo, como uno lo piensa, después hay que verlo en la pared, o en el papel. Igual es como todo, ayer que llovió, igual apliqué rosas –me encanta dibujar rosas, y justo fui, vi rosas y no me aguanté, empecé a dibujar rosas”. 

Las rosas son la obsesión de Chazarreta, y al igual que Alicia en el País de las Maravillas, no deja pintarlas: “hay gente que me bromea y me dice –no le vas a poner ninguna rosa al dibujo ese, porque está bien así-, y es que a mí me encanta dibujar rosas. Por mí, metería una rosa en cada dibujo”.