Femicidio: Daniela vivió un calvario, una puñalada en el corazón puso fin...

Femicidio: Daniela vivió un calvario, una puñalada en el corazón puso fin a su vida

25637

Compartí en las redes

Daniela Barria, madre de una pequeña de dos años y ocho meses, padeció en sus últimas horas de vida un infierno, bajo el sometimiento de un psicópata, que no solo la mató, y puso en peligro la vida de su pequeña hija. Si bien aún falta conocer detalles de lo ocurrido, trascendió que Daniela ya estaba muerta en un sillón antes de iniciado el fuego, con una herida en el cuello y otra en el corazón, es decir murió desangrada. El femicida que horas más tarde, fue detenido en Piedrabuena será trasladado a Río Gallegos.

Daniela, era una joven madre de 30 años, que continuamente colaboraba con el comedor de Juan, empleada de un Frigorífico de la zona y que habitaba una casa en las calles 1 y 10 del Barrio San Benito, ubicado en la periferia de la ciudad de Río Gallegos, donde residía desde hacía dos meses con su pequeña hija Giuliana -de 2 años y 8 meses-, y hasta hace dos semanas atrás con Jorge de 34 años  -ex pareja- quien también trabajaba en el mismo lugar, pero que había renunciado esta semana.

Una imagen familiar como tantas otras, de no ser por las denuncias que había realizado Daniela en la Subsecretaria de la Mujer, ente en donde no obtuvo la respuesta necesaria y dejó libre el camino para que la tragedia se desencadenara en la mañana de ayer, cerca de las 10:30 horas, cuando el personal de bomberos fue alertado por un siniestro que, más tarde se conocería, fue originada por el femicida mediante la utilización de un líquido inflamable que habría esparcido en la vivienda, recientemente edificada.

Sólo al sofocar las llamas, los efectivos de la Policía se percataron que el cuerpo de Daniela se encontraba en el interior de la casa. Su cuerpo yacía en un sillón del living, con una herida en el cuello y otra en el corazón, evidenciando que la víctima murió desangrada, pero a esta trágica escena, según trascendidos, se sumó más tarde que la joven se encontraba maniatada y carecía de sus extremidades inferiores, probablemente a causa de la fuerte explosión.

Tras el macabro hallazgo fueron los propios familiares de Daniela quienes apuntaron contra su ex pareja y la histeria se expandió primero entre los familiares, para luego propagarse a los vecinos de la ciudad, al desconocer el paradero de la pequeña -hija en común-. Fue en ese momento que al no encontrarse el auto en el predio de la casa, propiedad de la joven, comenzó una intensa búsqueda del Fiat blanco, por distintos sectores de la ciudad.

¿Giuliana está acá? Fue la pregunta de su tía, quien tras conocer la tragedia, acudió angustiada al jardín al que asistía su sobrina y su desesperación creció cuando las maestras le manifestaron que la última vez que vieron a la pequeña fue el jueves pasado, cuando Daniela la retiró antes de hora. En ese momento, las docentes entendieron que al encontrarse Daniela de vacaciones, la joven habría decidido no enviar a la pequeña, quizás con el fin de pasar madre e hija, más tiempo juntas.

Tras corroborar algunos indicios, horas más tarde se comprobó que Jorge se apropió del auto de la joven y junto a la menor utilizó la Ruta Nacional Nº3 para abandonar Río Gallegos en el mismo, logrando no ser alcanzado por el operativo cerrojo dispuesto por la Policía. Situación que horas más tarde, se revirtió en el acceso a la localidad de Comandante Luis Piedrabuena cuando fue detenido, tras ser sorprendido por un control policial, que motivó su intención de evadirlo, efectuando una maniobra imprudente que levantó sospechas sobre el personal policial e inmediatamente decidió seguirlo hasta la Estación de Servicio, y al corroborar que existían coincidencias con el auto buscado en la ciudad capital.

Fue en la estación de Piedrabuena, donde Jorge fue interceptado por las patrullas de la Policía, y al solicitarle su documentación personal, el hombre se alteró e intentó oponer resistencia pero no logró su cometido. Inmediatamente los efectivos rescataron a la menor del interior del vehículo, colocándola a resguardo.

Es cierto que existió una eficaz respuesta por parte de la Policía en cuanto a la localización de Jorge y la recuperación de Giuliana, pero es imposible no cuestionar a las fuerzas de seguridad que custodian el paraje Güer Aike, y que permitieron transitar a Jorge con su hija por la ruta nacional sin siquiera solicitar el consentimiento de la madre, algo que de haberse hecho, hubiese impedido la huida de Jorge junto a su hija.  Todo ello, si el sujeto no tomó un camino alternativo para evadir los controles, situación que se aclarará tras la indagatoria.

En horas de la noche de ayer, viajaron a la localidad de Piedrabuena los abuelos maternos de Giuliana junto a un equipo del área de Niñez Municipal en busca de la pequeña, para quedar en resguardo y bajo la tutela de sus abuelos. En tanto Jorge permanece detenido en esa localidad para posteriormente ser trasladado a la ciudad de Río Gallegos.

En tanto, los integrantes del Juzgado de Puerto San Julián con exhorto del Juzgado de Río Gallegos realizaron las pericias sobre el vehículo y un barrido electrónico a fin de obtener elementos de interés para la causa.

Este Femicidio demostró indicadores que hubiesen sido de utilidad para evitar este acontecimiento luctuoso, pues no solo existió la denuncia de Daniela, sino la extraña desaparición de Jorge, situación denunciada hace dos semanas atrás en la Comisaría Séptima por su padre, quien adujo que hace dos días no sabían nada de su hijo, quien se retiró sin contar con su documentación personal, pero finalmente fue hallado por la Policía y trasladado al Centro de Salud Mental, donde se le hicieron los exámenes correspondientes.

En el marco de las investigaciones la Policía, encabezó una serie de allanamientos en diversas propiedades, entre ellas la vivienda donde Jorge residía junto a sus padres, en donde se encontraron cartas de despedidas dirigidas a Daniela, lo que dio a entender en un principio que Jorge iba a regresar a su lugar de origen Villa La Angostura –provincia de Neuquén- pero luego la investigación se centro en que el femicida tenía intenciones de quitarse la vida, acción que finalmente no concretó y que tuvo como desenlace la muerte de Daniela.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.