Sujeto fue detenido por abusar de sus dos hijas y de otra...

Sujeto fue detenido por abusar de sus dos hijas y de otra menor

5223

Compartí en las redes

Un sujeto de 40 años, está detenido desde el mes de noviembre, tras ser denunciado por sus ex parejas de haber abusado de sus hijas. En la causa que comenzó con dos casos, se determinó que el número de víctimas era mayor y en el marco de la investigación se develó que éste sujeto captaba a las menores a través de las redes sociales, no tenía un domicilio fijo, porque se movilizaba en una casilla rodante.  “Ella iba en el auto y su padre comenzó a manosearla”, fue parte del duro testimonio que brindó a Pasa En Santa Cruz el hermano de una de las víctimas.

En el mes de agosto último, una llamada telefónica a las tres de la madrugada, sobresaltó a Juan, cuando del otro lado escuchó la angustiada voz de su madre, que le contó lo que le había ocurrido a su hermanita, y es por ello que sin dudarlo emprendió el viaje hacia Río Gallegos: “para asesorarla y acompañarla en esto”, relató a Pasa En Santa Cruz, este hombre que apenas puede dar crédito a lo que su madre le transmitió ese día.

Aún hoy, a Juan se le dificulta verbalizar la agresión de la que fue objeto su hermana, a quien llamaremos, Ana y mucho más al conocer que: “su propio padre intentó abusar de ella, una niña de quince años”, se lamentó. Quizás por ello, una vez en esta capital, le indicó a su madre que “vaya inmediatamente a la comisaría a hacer la denuncia, para que tomaran algunas medidas”, y relató que “me encontré con que teníamos que hacer varias cosas porque esta persona se estaba ocultando de la justicia”.

La sorpresa surgió de la propia investigación,al conocerse que la hermana de Juan no era la única víctima: “sino que era un pervertido y tenía en la mira a varias menores, entre ellas otra hija que había tenido con otra mujer”, manifestó en relación al padre de la menor.

UN VIOLENTO

El hermano de Ana, conoce desde su infancia al presunto abusador, debido a que era: “la pareja de mi madre, era una persona violenta”, porque “en muchas ocasiones lo vi forcejeando con ella”, y como era alcohólico, frecuentemente se perdía”, describió. Pero, a su vez admitió que hasta el llamado de su madre, nunca vio “una intención extraña contra mi hermana, nunca se me ocurrió”, dijo Juan.

Se percibió en el tono del entrevistado lo difícil que era describir por medio de las palabras, la situación por la que había atravesado la adolescente: “dijo que iba en el auto con su padre, y éste comenzó a manosearla, le tocó las piernas, los pechos, e intentó propasarse”, pero Juan advirtió que a pesar de haber sido víctima de una agresión sexual, su hermana inexplicablemente aún, hasta el día de hoy, trata de excusar a Lamas de su conducta, señalando que al momento del hecho, él se encontraba en estado de ebriedad y en un intento de justificar el aberrante acto les manifestó a sus familiares que –su padre no estaba en sus cabales, no entendía lo que estaba haciendo-.

Los pretextos mencionados por Ana y su insistencia para que Juan desista de viajar a Río Gallegos, le sugieren a éste que su hermana padece “algo similar al síndrome del rehén -o de Estocolmo-, de hecho ella aseguraba que lo que hacía su padre, estaba bien”.

LA METODOLOGÍA

Como se señaló con anterioridad, la adolescente, no fue su única víctima, sino que también lo fue, su hija de once años, fruto de una relación posterior. La conducta manifestada por esta pequeña permitieron establecer que probablemente haya sido otro de los objetivos de este depredador, y reiteró:”hay varias menores involucradas,  y es que esta persona es enferma”, afirmación que fue constatada al examinarse los mensajes de textos del aparato celular propiedad del acusado, en donde se halló mensajes comprometedores “que lo incriminan, pornografía infantil” y cuentas de Facebook e Instagram con lo cual quedó establecido que “a través de las redes sociales buscaba a sus víctimas, las contactaba y con frecuencia las invitaba a bares o algún pub”, como lo hacía con Ana, en horas de la madrugada.

OBSTACULOS PARA LA JUSTICIA

Una vez efectuada la denuncia, la mayor dificultad a la hora de la detención del abusador radicó en que no tenía un domicilio fijo, sino que vivía en una casilla rodante que trasladaba a distintos sectores de Río Gallegos -barrio Evita, San Benito, Los Lolos-: “cuando se libró una orden de detención, no lo podían encontrar por ningún lado, hasta el mes pasado”. Por otra parte, también se localizó a la niña de 13 años, que fue seducida por este depredador y que se la presentó a Ana, como su novia: “no se explica de ninguna manera que un hombre de 40 años, salga con una chiquita”, indicó Juan.

La causa está caratulada como “abuso sexual, sin acceso carnal” tiene como imputado a este sujeto que ronda los 40 años y que actualmente se encuentra con prisión preventiva, a la espera del juicio.