Crimen de Elva García: “Son todos sospechosos”

Crimen de Elva García: “Son todos sospechosos”

366

Compartí en las redes

Hace dos años atrás, un miércoles del mes de agosto, un efectivo policial halló a su suegra sin vida, una mujer salteña que estaba de tránsito en Caleta Olivia, visitando a su hija. Se trataba de Elva García, quien a causa de un fuerte golpe, perdió la vida. Pasa En Santa Cruz dialogó con la letrada querellante de este caso que intriga a la sociedad, ya que hasta el momento no hay detenidos por este crimen.

Tanto en Salta como en Caleta Olivia, la familia de Elva clama por justicia, y es que no existen pistas firmes que conduzcan al autor o autores de este hecho de sangre, o quizás sí?

Pasa En Santa Cruz entrevistó a la Dra. Pamela Fernández que representa a la querella, quien confirmó: “Si,  soy la abogada querellante por parte de la familia de Elva García, casualmente se cumplieron dos años de este femicidio. Hasta el momento, no hay ningún detenido”. Aún a pesar de la existencia de indicios que señalan al potencial autor en el propio círculo íntimo de la víctima: “Si, tal cual, en realidad, las sospechas son más que nada por parte nuestra, de la querella, porque Elva García, no conocía a nadie en Caleta Olivia, ella estaba de paso. Las únicas personas con las que tenía contacto eran la familia directa, los hijos, el yerno y dos conocidos de la ciudad de Salta. Las sospechas recaen en alguien del entorno íntimo, porque no se trató de un robo, debido a que la puerta no estaba forzada y la persona que la asesinó, ella lo deja pasar a la casa, o sea, ingresa en forma voluntaria. No está forzada la puerta y la forma en que la encuentran, tiene indicios de que la  golpearon de manera desprevenida, inclusive tenemos la hipótesis de que la víctima se encontraba sentada y esta persona la asesina por la espalda. O sea, es obvio que ella le tenía confianza con su homicida”, y prosiguió: “pero, hasta el momento, y eso nos sorprende como querella, es muy cerrado el círculo y como puede ser, habiendo tan pocos sospechosos, no haya ninguna persona detenida, ¿No es cierto?”

Pero, fue la propia letrada la que introduce la figura de femicidio en este crimen y por ello se le consultó el motivo de ello: “En principio, nosotros consideramos que es un femicidio por la forma en que a ella se la asesina, más allá que hay numerosos cuestionamientos entre femicidio y homicidio, tenemos entendido que cuando una persona, una mujer en realidad, porque de eso se trata el género, cuando a una mujer se la asesina, en forma tan desprevenida, en forma cruel, con alevosía, que no alcanzó siquiera a defenderse, es que no tuvo ninguna defensa por parte de ella y la forma en que la asesina, consideramos que es un claro femicidio y un delito, en cuanto al género”.

A la Dra. Fernández no le resultó fácil acceder a la causa por el homicidio de Elva, como querellante: “En un principio, cuando me presenté en la causa, el año pasado, porque la familia tenía otro abogado, lo hice como una querellante”, pero finalmente su abogado renunció: “Me pusieron muchas trabas al comienzo, para que yo ingrese como querellante”, apuntando al mismísimo secretario –que actualmente fue reemplazado.

Al no participar desde el día cero en la causa: “quizás, hubo muchas cuestiones, en las que se habría que haber tomado medidas en forma anterior y al momento de solicitarles, me fueron denegadas”, pero una vez que intervino como querella: “solicité que se lleve a cabo la ampliación testimonial de todas las personas que habían declarado, de los hijos, y de las personas  que convivieron las últimas horas con Elva”, y motivo de su pedido es que “no es lo mismo, declarar bajo la presión de la reciente muerte de tu madre, a hacerlo en la actualidad, con la mente en frio, acordándose de esas disposiciones que en su momento, entre los nervios y el dilema de la muerte de su madre. Quizás muchas cosas se pasan en alto”, argumentó la abogada, y por esa razón: “pedí la ampliación de la testimonial, a su vez pedí también la ampliación de la testimonial de la familia, más que nada, de los hijos. Después, solicité también que se llame a cuatro testigos más, que quizás no la conocían en profundidad a la señora, porque como dije antes, estaba de paso y de hecho ya se estaba por ir. La asesinaron un miércoles y el sábado tenía pasaje para volverse a Salta, o sea, estaba de paso”, reiterando que pidió “la testimonial de cuatro personas que quizás podrían aportar datos a la causa”. En un primer momento, el anterior secretario, el Dr. Borges se lo negó y este año, reiteró su pedido y le dieron cauce: “Me terminaron aceptando la testimonial, solamente de estas cuatro personas, pero la ampliación de testimonial de la familia, no me la aceptaron, más que nada, haciendo alusión de que ya habían testificado”.

Entre los integrantes del círculo íntimo de la víctima, existe un efectivo policial, el yerno de Elva García: “Si, que también es una de las personas de las que se sospecha porque es quien encontró el cuerpo” de la infortunada víctima, pero también hay “dos personas más” que conocían a la mujer y regresaron a Salta, para nunca volver a Caleta Olivia: “uno sería el hermanastro de la hija de Elva, y el otro sería el hermano de éste, es decir no tendrían vínculo, solamente por parte del padre. Es medio complejo, porque sería un ensamble de familia”.

En este contexto, uno de los hechos que más llama la atención de la abogada, le permiten inferir que “al ser un círculo tan cerrado y tan íntimo, ella conocía al asesino, porque la señora estaba, inclusive en ropa de entrecasa, no esperaba a nadie, estaba pronta a irse de la ciudad y solamente se relacionaba con esas personas. Si hubiese sido un robo, la puerta estaría forzada, se habrían robado el celular, la plata, todo lo que tenía arriba de la mesa. Esas son las sospechas que nosotros tenemos”.

Aún la justicia aguarda los resultados de las pericias que se realizaron en el laboratorio forense: “hace un mes y medio, me notificaron desde el Juzgado que habían llegado los resultados de ADN, pero llegaron en forma parcial. Hasta el momento, no tenemos nada concreto por el hecho que había mucho ADN de la víctima, debido a la forma en la que asesinaron, el golpe fue contundente”, agregando: “que la escena del crimen estaba rodeada de sangre, entonces al haber tanto ADN de Elva, prácticamente, en todas las pericias el único ADN que resalta es el de ella. Faltan pruebas de ADN que supuestamente, me habían dicho que antes de la feria iban a estar, pero hasta el momento, no han llegado”.

Pero la Dra. Pamela Fernández fue un poco más allá, al hacer alusión que “que quizás, en este caso en particular, que no es el único en el que quizás la justicia dejó un poco de lado la investigación por parte de la Policía”, señalando que “las pruebas fueron escasas, la escena del crimen no fue bien resguardada y la casa fue entregada a los familiares, dos o tres horas después del fallecimiento”, algo que para la profesional fue constatado cuando el padre de Cintia, la dueña de la casa: “fue al lugar porque ella no quería volver, porque a verdad que no se sentía bien en ese lugar, a recoger las cosas y encontró uñas de Elva, sangre, pelos. Al parecer estaba tejiendo y todo lo recolectado lo llevó como pruebas al Juzgado, en donde se las tomó como pruebas secundarias”.

Además, volvió a insistir que la muerte de Elva no fue en el marco de un robo: “no estamos hablando de un robo, donde la Policía no tiene que tener en cuenta todas las pruebas, sino que estamos hablando de un homicidio, por lo tanto la escena del crimen tenía que haber sido resguardada de otra forma y se tenían que haber reunido todas las pruebas”, por el contrario: “ya transcurrieron dos años y lamentablemente, no tenemos a ninguna persona presa por el homicidio de Elva. Estas falencias, creo que perjudicaron al esclarecimiento del crimen de Elva”.

Subrayó, que para ella, todos los integrantes del círculo íntimo: “como abogado querellante, salvo la persona que represento, son todos sospechosos”, insinuando que “las sospechas más grandes recaen”, sobre uno de los familiares, pero a su vez admitiendo que “tampoco hay nada concreto, creo que si lo tuviéramos, las personas que participaron del crimen, estarían presas”.

Por otra parte, la Dra. Fernández denunció el “mal accionar de la Policía, de hecho ese día desapareció dinero de la casa, por parte de efectivos policiales que participaron de ese operativo”. Cabe recordar que en su momento los familiares denunciaron la sustracción de dinero que tenían en la casa, tras haberse cometido el crimen: “después cuando a ellos los sacan y se queda la Policía inspeccionando, vuelven a las horas y la plata ya no estaba, sólo la mitad del dinero. Hubo muchas falencias, en vez de resguardar la escena del crimen y buscar la pruebas, hicieron otras cosas que no corresponde, pero bueno, esto también la familia hizo la respectiva denuncia en la fiscalía del faltante de dinero y demás”.

Las pruebas recepcionadas fueron recolectadas por el padre de Cintia, “si, esas pruebas, en su momento, yo no estaba como querellante, el padre de Cintia, la hija de Elva, se las llevó al fiscal de la causa, porque el secretario no se las quiso recibir”, agregó que las mismas fueron llevadas al laboratorio: “también encontró una manta con sangre que la habían dejado en la escena del crimen, o sea, hubo bastantes cuestiones que debían haber sido levantadas por la Policía y no lo hicieron, desde las uñas, porque en ellas podes encontrar ADN, ya que la víctima se pudo haber defendido, hasta pelo que se puede encontrar ADN, o la manta ensangrentada, del derrame de sangre que tuvo Elva por el golpe en la cabeza. Uno tiene que resguardar la escena del crimen y buscar todo lo que pueda buscar para descubrir quién es el asesino, es algo básico, de las personas que estudian criminología, que están a cargo de esos operativos”.

En relación al objeto que se usó para dar muerte a Elva: “No se encontró. Por lo que hemos visto, más que nada en la pericia, fue un objeto contundente que pudo haber sido un fierro, manipulado por una persona zurda, por la forma en que la golpeó, obviamente que ella estaba sentada, y la golpearon de atrás. Un crimen que la verdad que más allá de ser un crimen a una mujer, es súper sanguinario y de hecho, con alevosía y por detrás. Esta persona seguramente, lo tenía planificado, y bueno, tuvo el momento de estar con ella y pasó esto, de haberla matado, incluso unos días antes de que ella volviera a Salta”.

Además, la letrada manifestó que en este caso en particular: “Hay muchas cuestiones que, como que cierran por un lado y he hablado con el secretario personalmente, y le he planteado sobre mis sospechas, pero bueno, él me plantea que hay que tener pruebas concretas, más que nada para que la defensa el día de mañana, no plantee la nulidad de la causa. Es un círculo tan íntimo, tenes seis personas, cuatro son los hijos,  el yerno y el hombre que se fue a Salta”.

En cuanto a los últimos minutos de vida de Elva García, expresó: “Ella tenía el golpe en la cabeza, pero creo que intentó defenderse, justamente porque no tenía la uña y otra cosa que me olvidé de mencionar, el padre cuando recoge estas pruebas secundarias, también recoge un diente. Fue tan duro el golpe que hasta se le salió un diente, y estaba en la escena del crimen, pero la Policía no lo resguardó, no levantó ni el diente, ni la uña, ni la manta con sangre, cuando se supone que una pieza dental, o una uña es fundamental en una escena, porque pudo haberlo mordido, o haber sido producto del fuerte golpe, igual que el tema de la uña, ante el intento de defenderse, lo primero que se le hace a la víctima es revisarle las uñas, en búsqueda del ADN del agresor”, finalizó.