Apuñaló a su novia y la enterró en el patio de su casa

0
980

El joven de 16 años confesó el crimen a la policía. La víctima, Chiara Páez, de 14, estaba desaparecida desde el domingo. El estremecedor caso ocurrió en la localidad santafesina de Rufino.

Una chica de 14 años que estaba desaparecida desde el domingo en la ciudad santafesina de Rufino fue asesinada a puñaladas y su cuerpo fue hallado enterrado en el patio de la casa de su novio, de 16, quien quedó detenido por el crimen, informaron fuentes policiales.

Se trata de Chiara Páez, quien estaba siendo buscada por sus familiares desde el domingo pasado en esa ciudad ubicada a 268 kilómetros al sudoeste de Rosario.

Una fuente policial aseguró el lunes por la mañana que el detenido se quebró y le confesó a los investigadores que había asesinado a su novia, por lo que quedó detenido a disposición de un juez de Menores de la ciudad de Venado Tuerto.

El caso comenzó la madrugada del domingo pasado, cuando Chiara fue vista por última vez tras discutir con su novio por cuestiones de pareja. Desde entonces, su madre comenzó a buscarla y realizó la denuncia en la comisaría de la zona, por lo que se realizaron algunos rastrillajes y se tomaron declaraciones de vecinos y conocidos de la adolescente, entre ellos, el novio.

El domingo por la noche, la Justicia ordenó un rastrillaje con la utilización de perros adiestrados y éstos marcaron la casa del novio de Chiara, en la calle San Martín al 800, de Rufino, donde finalmente, en un patio, se encontró el cuerpo de la adolescente enterrado.

El fiscal a cargo del caso Mauricio Clavero ordenó la detención del muchacho, como así también de los familiares que viven en esa casa, ante la sospecha de que, si se confirma que el menor de edad fue el autor del crimen, al menos colaboraron con el intento de ocultar el cadáver, es decir, con un encubrimiento.

“Evidentemente, por la contextura física de la víctima y por el lugar donde ocurrió el crimen es prácticamente imposible que una sola persona pueda haber hecho esto (en referencia al entierro en el patio de la casa)”, informó una fuente policial.

“Al chico le habíamos tomado cuatro declaraciones y siempre había mantenido el mismo discurso, pero había algo que no nos cerraba, por eso volvimos a empezar a investigar por el lado del muchacho hasta que los perros de la policía de Rosario, los mismos que trabajaron el año pasado en la tragedia de la calle Salta, marcaron el lugar. Después el chico se quebró y confesó”, agregó el investigador. (Fuente: Télam)

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here