Juzgan a dos Policías por lesiones agravadas contra un menor

0
845

Un oficial con jerarquía de principal y un agente de la Policía comenzaron a ser juzgados hoy por los jueces de la Cámara Oral de Río Gallegos. Los efectivos están acusados de golpear a un menor de edad, el 12 de agosto del año 2012. El hecho que sucedió fuera de un boliche ubicado sobre la Autovía 17 de Octubre y Balbín, fue filmado por un medio televisivo.

Hoy los jueces Joaquín Cabral,  Rosa Núñez y María Alejandra Vila  comenzaron a juzgar a dos policías de la provincia de Santa Cruz quienes están acusados del delito de: “Lesiones Leves agravadas” contra un menor de edad, en un hecho ocurrido el 12 de agosto del año 2012.  En esta audiencia el Ministerio Publico Fiscal está a cargo del fiscal de juicio Gabriel Giordano y la querella representada por el doctor Arturo Saa. En tanto el oficial  principal está siendo representado por los doctores  Carlos Muriete y Víctor Robles, por su parte el agente es asistido por el defensor oficial Santiago Lozada.

En el debate -que es oral y público- las partes escucharon el relato de Facundo –víctima y querellante- quien en su momento era menor de edad, narró que todo comenzó a la salida de un boliche ubicado en Balbín y Autovía: “estaba con un grupo de amigos fuera del local y había una camioneta de la Policía, los efectivos nos pidieron que nos retiremos del lugar para que no se genere amontonamiento y empecé a caminar por Balbín junto a otro chico más”.

En este contexto, siguió narrando que el móvil policial giró y volvió a acercarse al grupo entre los que se encontraba Facundo y los efectivos le dijeron: “No te dije que te vayas de acá” por lo que continuó caminando un poco más: “me agarraron,  se pusieron violentos, me tiraron al piso y me comenzaron a pegar”. Les pregunté por qué me pegaban si no estaba haciendo nada. Me insultaban y en eso pedí que llamaran a mis padres, pero me siguieron insultando y me dijeron “ahora querés llamar a tu papa”.

Más adelante, manifestó que en un momento dejaron de pegarle “fue cuando se acercó un amigo a preguntar por qué hacían eso”, señaló y los policías comenzaron a “pegarle a mi amigo”. Después regresó uno de los policías y “me pega una patada en la ceja, me esposan, me suben al móvil, donde me siguen golpeando”.

“Ni siquiera me quisieron dar agua”

Luego relato lo sucedido en la Comisaría Sexta, donde fue alojado en un calabozo donde “me pidieron los  datos y cuando vieron que era menor, cambió un poco todo, pero no me dejaron que me limpie tanto la cara como la ropa porque tenía sangre y ni siquiera me quisieron dar agua”, agregando que cuando se fueron los efectivos  “saqué el celular a escondidas, llame a mi papá para contarle lo que me pasó, fue en ese momento cuando entró el mismo oficial y comenzó a agredirme nuevamente”. Al llegar los padres: “Como que desaparecieron todos y después de tres horas me llevaron al hospital para hacerme ver el corte de la ceja y los golpes en la espalda”.

Por otro lado Facundo se refirió a su conducta de esa noche y señaló, que durante el transcurso de la noche no tuvo inconvenientes con ninguna persona y todo esto se desencadenó cerca de las seis de la mañana cuando salía de Velvet.

En cuanto a los agresores explicó que mientras lo golpeaban nunca pudo precisar la cantidad de efectivos que lo agredieron porque en ningún momento pudo levantar la cabeza, solo pudo identificar a dos de ellos, a quienes “nunca más los volví a ver en mi vida”, finalizó.