Padre pelea por la tenencia de su hija

0
3804

Juan de 26 años de edad, es el papá de Nahiara de tan solo un año,  reside en la localidad de Puerto San Julián y vive una odisea ya que busca tener la tenencia de la menor ante la justicia.

El marco legal tiene sus raíces en 1869, cuando se promulgó el Código Civil. Allí se estableció que los niños menores de 5 años debían quedar “siempre a cargo de la madre”. En 1968, al modificarse el Código, se agregó que después de esa edad debían quedarse con el cónyuge declarado inocente en la separación (no existía la Ley de Divorcio). Finalmente, en 1987 se dictó la ley 23.515 que, en el artículo 206 establece una excepción: “quedarán a cargo de la madre, salvo causas graves que afecten el interés del menor”, como por ejemplo maltrato o prostitución.

Todo comenzó cuando Juan conoció a Ayelen y hace dos años atrás comenzaron una vida en común, para finalmente  este año optaron por separarse, en el mes de enero: “Fue ahí que comenzó todo el conflicto a pesar de que seguimos los pasos de la ley y tuvimos la intervención de abogados por el tema de la cuota alimentaria y se le solicitó a Ayelen  que asista a tratamiento psicológico porque tenía conductas agresivas”, contó Juan a Pasa En Santa Cruz.

En numerosas oportunidades Juan se vio obligado a llamar  a la policía para que acudiera a su domicilio ante la destrucción de ventanales, puertas marcadas con cuchillo ya que “ella fue modificando su conducta con el tiempo. A los cinco meses de conocerla me dice que sufrió abuso por parte de un familiar directo y por ese motivo decidí llevarla a mi casa y al hospital donde nos enteramos que estaba embarazada”. En este contexto siguió narrando que viajó a Buenos Aires a hacerse un ADN, el que demostró que “la nena era mía”.

Tras el nacimiento de la bebe, surge la agresividad en ella: “Surgen los problemas, las discusiones y las roturas de vidrios, entre otras cosas”. Es por eso que interviene una asistente social ante la violencia familiar imperante: “la sacan de mi casa y la trasladan a una casa sustituta, una casa de familia” indica Juan.

De un día para el otro “se arregla con su papa,  con quien yo no mantenía buena relación porque siempre me amenazaba a causa de la denuncia que su hija había hecho y así comenzaron los problemas con mi ex suegro, a quien denuncie por amenazas, fui al juzgado de menores y pedí una prohibición de acercamiento del abuelo hacia mi pequeña por los antecedentes, la cual fue denegada”.

Siguió narrando que un mes después, su ex suegro fue a la casa de su otra hija y “le apuntó con un revolver al sobrino y al ser denunciado la Policía realizó un allanamiento en su viviendo  donde secuestraron balas y un arma de fuego”.

Golpes

De esta forma relató lo sucedido tiempo después: “Un día me llama la madre para que pase a buscar a Nahiara,  ya que había discutido con la mujer de su padre, llegó a  la casa me llevó a la nena porque estaba llorando pero el abuelo me sigue con el auto y cuando me detengo para ir a un kiosco, al salir comenzó a pegarme y uno de esos puñetazos impacta en el rostro de Nahiara haciéndola sangrar y se cae al piso. Al intentar levantarla, este hombre intenta lanzar una patada por lo cual “llevo a mi hija a la Comisaría para hacer una denuncia y me envían al hospital para que el médico me haga un certificado de la nena y al retornar a la comisaría me indican que debó entregar mi hija a su madre”, manifestó a este medio Juan.

Dos días más tarde “mi ex pareja me envía un mensaje solicitándome plata para comprar pañales y leche, pero preferí comprarle esos artículos y le avisé, pero ella insistió con el dinero y discutimos, entonces vino a mi casa con la nena en brazos, tomó un cuchillo, me amenazó e intentó sacarle a mi hija de sus brazos para resguardarla y ante el llanto de la nena, frente a la policía, comenzó a tirarle los pelos y darle cachetadas”, señaló.

La Doctora Valeria Pérez, quien representa a Juan, se ocupa de esta causa desde hace un tiempo atrás, a la espera de una determinación de la justicia.