El “clan” Maillo buscaría desviar la culpabilidad hacia la abuela

0
6586

Los integrantes de la familia Maillo, hicieron uso de su derecho de no declarar, ahora la Jueza Marcela Quintana tiene diez días hábiles para resolver su situación procesal. Por otro lado y en el marco de la causa, los investigadores continúan para dar con el sicario quien ya estaría identificado.  

Tal como lo adelantó Pasa En Santa Cruz, en el día de hoy, los cuatro detenidos por el homicidio del comerciante Vicente Maillo, Susana Reina –viuda-, María del Carmen Espiritoso –suegra-, Luis y José Maillo –hijos reconocidos- fueron llevados desde sus lugares de alojamiento y en diferentes horarios al Juzgado de Instrucción Nº 1, sito en calle Juan B Justo de Río Gallegos, a cargo de la Jueza Marcela Quintana, donde luego de permanecer media hora cada uno, regresaron a sus celdas.

Tras salir del Juzgado Luis Maillo regresó a la Comisaría Segunda. (Foto: Pasa En Santa Cruz).

Este portal conoció por fuentes judiciales que todos los integrantes de la familia Maillo –quienes ya cuentan con representantes legales- hicieron uso de su derecho constitucional, de no declarar en el marco de la causa que ya cuenta con dos cuerpos y que aún no tiene establecida su calificación legal porque no hay auto procesamiento. A partir de ahora la Jueza tiene diez días hábiles para resolver su situación procesal, es decir si dicta el procesamiento, falta de merito o sobreseimiento.

Una de las estrategias que buscaría el “Clan” sería desviar la culpabilidad hacia su abuela, valiéndose de que María del Carmen Espiritoso tiene 89 años, y por su edad cuenta con el beneficio de la prisión domiciliaria.

Esta estrategia se ve sostenida por la presentación en la dependencia policial de la suegra de Maillo, quien al llegar se adjudicó el hecho expresando: “Yo lo mandé a matar”, declaración que no ratificó en el Juzgado cuando fue llevada a declarar, en la de tarde ayer.

Por otra parte, algo que llamó la atención, es que en una de las inspeccionares oculares efectuadas en el inmueble de la calle Corrientes, se hallaron los once capítulos de la miniserie argentina, “Historia de un Clan”, quizás una simple coincidencia o el anuncio de un plan macabro.

Desde horas tempranas, Pasa En Santa Cruz aguardó fuera del Juzgado a la espera de la llegada de los cuatro detenidos por esta causa, en primer lugar llegó Susana Reina, luego fue el turno de Luis, y tras un corto intervalo llegó a la sede judicial, su hermano José Maillo, para finalmente hacer lo propio su abuela que ayudada por dos bastones ortopédicos, ingresó unos momentos al Jugado Nº1 para salir nuevamente por la misma puerta, hacia el patrullero que la trasladó al sitio donde está cumpliendo prisión domiciliaria. Los cuatro sin excepción ingresaron cabizbajos, custodiados por efectivos de la policía como ocurre en todo traslado de detenidos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.