Las felicitaciones siempre llegan, pero no los recursos

0
2776

Tras el caso Maillo surgieron cuestionamientos sobre la flota y el recurso humano con el que cuenta la División de Investigaciones con asiento en Río Gallegos.

En los últimos días la tarea realizada por la División de Investigaciones fue destacada tanto por las autoridades políticas, como por la propia Policía, resaltando su trabajo y los resultados positivos para aclarar distintos hechos, entre ellos dos casos de sangre que sacudió a la comunidad riogalleguense.

Más allá de las menciones en la conferencia de prensa, de lo manifestado por la propia Justica que subrayó la gran tarea realizada por estos efectivos a la hora de aportar pruebas invaluables para las distintas causas, surge el cuestionamiento de las herramientas y el recurso humano con el que cuenta actualmente, esta división para desempeñar su trabajo.

Estos efectivos no sólo deben enfrentar la resistencia natural a la hora de develar como se sucedieron los hechos en un delito cometido, sino que además, deben afrontar la falta de equipamiento, como por ejemplo un automóvil.

En todo momento se habla del trabajo hormiga desplegado por esta división, algo que bien vale la pena reconocer, sobre todo cuando cuentan con un vehículo sin identificaciones, que de tanto uso, es reconocido rápidamente por ser el de investigaciones, pero además en el día de hoy debió ingresar al taller, ya que no se encuentra en las mejores condiciones. Quizás por ello, el personal deba requerir de sus automóviles particulares para efectuar sus tareas.

A esta situación se suma la escasez de efectivos que integran la división, algunos por tener que soportar momentos de excesiva tensión, deben ser alejados momentáneamente, en tanto que otros, simplemente por decisiones arbitrarias son desafectados para ser enviados a otras divisiones de la Policía.