Puerto Deseado nuevamente acogerá a la Escuela Canina de Cristian Kuperbank

0
730

El grupo K9 Búsqueda y Rescate de Puerto Deseado organizó una nueva capacitación orientada en -perros detectores-, tanto de narcóticos como de cadáveres. La misma comenzará desde el 20 al 24 de noviembre.

El grupo K9 Búsqueda y Rescate de Puerto Deseado está culminando la organización de una nueva capacitación, motivo por el cual Braian Vilches explicó a Pasa En Santa Cruz que este “es el segundo curso que se va a realizar en la localidad de Puerto Deseado, y nos tiene a nosotros como organizadores y como la mano derecha de los instructores Cristian y Ricardo Kuperbank”. Cabe acotar que el primer curso realizado el año pasado fue de “Búsqueda y rescate”: “y en este caso nos orientamos para el tema de -perros detectores-, tanto de narcóticos como de cadáveres. El módulo 1 sería de Narcóticos y el módulo 2 Cadáveres”.

En este contexto, Vilches resaltó que “este curso está dirigido a todas las fuerzas, así como para aquellas personas que trabajan de manera civil, pero al abordarse la temática de narcóticos, está preferentemente destinada a toda la fuerza. Tenemos la suerte de poder contar con la gente de las secciones de canes de la provincia, pero a su vez queremos felicitarlos por sus ganas de capacitarse. Un poco es esta la intención, la de ayudar a la comunidad, para que tengan personal y perros operativamente aptos”.

La inscripción aún se encuentra abierta, y al igual que la edición anterior: “hay mucha gente interesada, algunos ya abonaron un anticipo de la inscripción”. En esta oportunidad, no sólo se espera gente de Santa Cruz, sino también de Buenos Aires, de Comodoro Rivadavia y del resto del país.

Reconocimiento

Como sucedió el año pasado, nuevamente fueron reconocidos en la Cámara de Diputados, declarando a la actividad de interés provincial, lo cual “nos dan un aval importante y manifiesta su apoyo al trabajo que venimos haciendo, humildemente para la sociedad, simplemente para ellos”, sin dejar de agradecer a la gente que lo pudo hacer posible.

Otro de los encargados de qué este proyecto se haga posible es Federico Almada quien señaló: “El objetivo principal es la formación de perros detectores, en sus dos fases localización de narcótico y de cadáveres”. Ampliando sobre esto, agrego que: “Hay casos resonantes que requieren detectar cadáveres y por eso la importancia de tener este tipo de canes” y si bien, no tiene plena seguridad de que existan dentro de la Policía, este tipo de perros especializados, conoce canes con este tipo particulares.

Pero la escasa cantidad de perros detectores de cadáveres responde a que es muy dificultoso el entrenamiento: “debido a que para poder entrenarlo hay que conseguir una muestra real del olor, que tiene que encontrar. Existen diversidad de complementos que son pseudo olores, pero hay muchas teorías que han comprobado que es mejor el olor real”, es decir que el perro va a tener un mejor rendimiento. A esto se suma lo difícil que resulta obtener este tipo de complementos.

Almada recordó que en el conocido caso Maldonado, su cuerpo fue hallado a  través de la ayuda de perros que están entrenados para encontrar cadáveres: “que mejor ejemplo que este, para fomentar no sólo en la fuerza, sino en todos los entrenadores de perros, esta disciplina”, lo mismo ocurre con la especialización de detección de narcóticos “que corresponde específicamente a áreas de la fuerza, ya sean provinciales o federales”.

En relación a los instructores que dictarán el curso, Almada expresó: “Lo bueno de ellos es que tienen vasta experiencia en el tema, estos son los mismos  que forman a los perros de aduana, detección de narcóticos y esas cuestiones. Inclusive, aquellos que asistan al curso y que tengan perros que trabajan en la detección de narcóticos, aprovecharán la experiencia de los instructores para potenciar y mejorar este conocimiento que tiene el perro y también, el guía, así que sea principiante o tenga el perro formado, de una u otra forma, va a aprender muchísimo en el curso”.

El grupo K9 Búsqueda y Rescate de Puerto Deseado es independiente: “en este caso nuestros perros son de búsqueda de personas, y hasta ahora de personas vivas”, y lógicamente no descartan el trabajar de manera esporádica con la División Canes: “de hecho nos conocemos y somos colegas, en muchos casos camadas, y amigos de gente que trabaja en esa división, y por supuesto de ser necesario, siempre estamos dispuestos a colaborar”.

Colaborar con la Justicia

Hace tres meses atrás, la comunidad de Puerto Deseado se vio conmocionado por un hecho de violación y para hallar el lugar en donde ocurrió la vejación de una joven de esa localidad, se recurrió a la colaboración de una parte del grupo de canes, específicamente los de rastro tuvieron participación en este hecho.  Fue el binomio Luciano y Malú, los encargados de encontrar el escenario del aberrante hecho, que se encontraba alejado de la zona urbanizada de esa localidad.

Fue el propio Luciano quien relató cómo transcurrieron los hechos: “A nosotros nos avisaron al otro día –de ocurrido el hecho-, ya habían transcurrido entre quince o dieciocho horas, y nos presentamos al lugar con algunos de los chicos del equipo y con los dos canes de rastro Malú y Bernie junto a su guía Reyes”.

Además recordó que “a esta chica, la habían encontrado unos estancieros en la chata. Ella caminó hasta allí, y entonces no se podía precisar con claridad el lugar donde había ocurrido el hecho, así que la gente de la comisaría nos dio las prendas de la chica y comenzamos el trabajo de detección con el can Bernie, que rastrilló una gran parte de la zona, porque no sabíamos bien dónde habían visto estos estancieros a la chica”, porque no estaban presentes, así que el can de Reyes descartó una gran parte de la zona y cuando regresamos, encontramos a los estancieros, quienes nos indicaron con exactitud en donde hallaron a la chica y ahí largamos a Malú, Fue ella quien señaló el lugar”, es decir, pudo precisar en donde ocurrieron los hechos, colaborando con la Policía y la Justicia.

Lo ideal para este tipo de tareas es que la actuación del can inicie lo más rápido posible, pero teóricamente el olor permanece hasta tres días: “Malú lo encontró 18 horas después de ocurrir el hecho. Hay casos de más días, en que los perros encontraron el rastro, pero hasta donde yo sé es hasta tres días”, explicó Luciano.

El uso de los canes en este tipo de casos, o en cualquier búsqueda, tiene que ser siempre en las primeras horas de donde se produjo la pérdida de la persona, justamente por la durabilidad de las horas que emana el olor de rastro fuerte: “hacerlo después de ese tiempo, no sé cuan efectivo puede llegar a ser.

Aparte, si llueve se hace más difícil, así como si hay mucho viento también, porque el clima es una variable importante, también”.

El guía de Malú señaló “Lo ideal es siempre encontrar, pero a veces se hace un trabajo denominado -descarte de zona-, que es muy importante, porque al hacerlo te das cuenta que la persona buscada en esos lugares no está, y eso es muy positivo igual, porque vas descartando zonas y reducís así el sector de búsqueda”, pero también resaltó que “con un perro, uno tiene una autonomía de trabajo que se compararía a veinticinco personas rastrillando, entonces introduciendo al perro en la primera instancia, en los primeros lugares, en las primeras horas, se ahorra tiempo, recursos, en definitiva se ahorra muchas cuestiones, al recorrer un área más amplia en menor tiempo, dando mayor posibilidad de sobrevida a la persona, que en este caso, esté en una situación de necesitar ayuda, básicamente”. Es que el perro tiene la particularidad de que a pesar que la persona esté en un terreno plano, boscoso o detrás de las matas y uno no alcanza a verla, el perro igual la detecta.

Capacitación

La ciudad de Puerto Deseado nuevamente acogerá a la Escuela Canina de Cristian Cuperbank, quien junto al  Grupo de Búsqueda y Rescate K9 son coorganizadores en este curso que será  en el mes de Noviembre y se extenderá por cinco días, desde el 20 al 24 de este mes. A aquellos interesados en participar podrán inscribirse al 2974030593 (Movistar) y 2974240176 (Claro). “El curso tiene un costo de tres mil pesos, porque la intención es servir a la comunidad, nuestro único objetivo”.

En cuanto a los motivos que originaron la organización de esta capacitación en Narcotráfico y Detección de cadáveres, Braian manifestó: “Como trabajamos en esta cuestión de búsqueda de personas, vimos que necesitábamos profundizar y aprender más de este potencial que tienen los perros para también encontrar cadáveres. Surgió a partir de la necesidad de querer aprender sobre este tema y con estas cuestiones de las distancias, nos es más conveniente traer un instructor, y poder capacitar muchas personas, que viajar individualmente y gastarnos quince mil pesos, para ir a Buenos Aires a hacer un curso”.