Cámara Oral: “Falta gente, estamos sobrepasados”

0
917

El Dr. Joaquín Cabral, magistrado de la Cámara Oral de la Primera Circunscripción dialogó con Pasa En Santa Cruz respecto al balance de lo sucedido en este año y el gran esfuerzo para llevar adelante los juicios, resolviéndose 45 sentencias.

Un año complejo, pero con buenos resultados fue la descripción brindada a Pasa En Santa Cruz por el Dr. Joaquín Cabral para este 2017: “Respecto de los juicios, con la frecuencia de martes y jueves, como veníamos trabajando, solamente expedientes con personas detenidas con lo cual, hay una importante acumulación de expedientes sin presos que habrá que hacer igual”.

Fueron 45 sentencias las que se dictaron: “sentencias de juicio más los de omisión, lógicamente con una vocalía vacante, y con el personal de paro. De esas 45 sentencias, 43 fueron con detenidos y las dos restantes sin personas detenidas. Así que el balance, dentro de todo el problema de crisis, fue bueno”.

En relación a cómo fue la difícil tarea de sentenciar a una persona y después seguir aquellos casos de personas condenadas, sobre todo, ante la ausencia de un juzgado de ejecución, manifestó: “Como lo hemos conversado en anteriores oportunidades, en la Provincia no hay un juez de ejecución, entonces el tribunal de sentencia que dicta la condena, en este caso, el presidente de ese juicio, va a ser el encargado de la ejecución de ese condenado. O sea, si presido ese juicio, yo voy a ser el encargado de llevar adelante su ejecución. Hasta ahora, está funcionando así, lo que no justifica la inexistencia del juzgado de ejecución, cuando sería muy importante contar con esa dependencia judicial”.

Expedientes

Los expedientes de violencia de género son los que más se reiteran: “Tengo dos para resolver en el día de hoy –por el lunes-, de omisiones de debate con personas detenidas, todos casos de violencia de género, que ustedes saben que por aplicación de la doctrina Cortés  -condena de cumplimiento efectivo- que fue un fallo que dictó esta cámara, aún con delitos que de prima facie, de manera objetiva, se consideran excarcelables, las personas quedan privadas de su libertad. Eso, como son penas cortas, generalmente se resuelven a medida que se van produciendo las omisiones de debate, y por ejemplo la semana pasada fue resuelta una, y otra en el día de la fecha –por el lunes-, en el que estoy recibiendo el acuerdo de dos personas que están justamente procesadas por ese delito y que han optado por la omisión de debate. O sea, a las 43 causas, con presos que se han hecho debate, hay que sumarles las otras que también tenían personas detenidas, que son por omisión”.

Respecto a la calidad de los delitos que han pasado a la Cámara Oral, es decir a su naturaleza: “como siempre me animaría a decir que entre un 60 y 70 por ciento, fueron delitos sexuales, hubieron homicidios, aquellos que han sido relevantes y que han terminado con cadena perpetua, pero la mayoría han sido todos delitos, de orden sexual”.

Es importante el número de ingreso de expedientes: “incluso estamos sustanciando la suspensión de juicios a prueba, están llegando expedientes con delitos correccionales. El motivo de por qué no se da el juicio a prueba en la instrucción, no lo sé, pero a nosotros nos llegan los expedientes y también sustanciando la suspensión de juicio a prueba, además de todo lo que hay que hacer, por delitos correccionales”, agregando que los mismos se hicieron a pesar de no contar con los instructores: “no tenemos gente y sin embargo lo estamos haciendo”.

En relación a las causas que llegan de instrucción, dijo: “este año fue atípico, las medidas de fuerza afectaron de una manera tremenda y los jueces de instrucción no paran, por ahí la justicia civil y los abogados, dicen me tengo que apurar porque a tal hora cierran las puertas, pero los que trabajamos en los fueros penales no podemos cerrar las puertas. El juez de instrucción siempre está de turno, y entonces, hoy por hoy es muy difícil decir como estamos recibiendo los expedientes, por lo general se trata de tres magistradas, con experiencia, no hemos tenido mayores inconvenientes y en el medio está la justicia de recursos, que es justamente este ente judicial que ordena, revisa, confirma y revoca lo que hace la jueza de instrucción. O sea, que hay un filtro importante, pero este año no es muy apto para hacer ese tipo de evaluaciones”.

Año 2018

Para el año próximo, se viene una agenda muy compleja, y se suma: “esta estructura diezmada. Aún a pesar de ello, debo reconocer que hemos sido provistos, después de reiterados pedidos y el último desesperado ya, que no fue por oficio, sino que me hice presente en el Tribunal Superior de Justicia. Pero, me atendieron muy bien los vocales, quienes entendieron la necesidad y me dieron dos instructores con experiencia, algo que se notó, así que realmente, la audiencia personal, resultó, pero falta gente. Estamos completamente, sobrepasados”. A pesar de este panorama, y al intercambiar experiencias con una colega de zona norte que actualmente fue acogida por el beneficio jubilatorio: “es abismal la diferencia de causas, de cantidad de juicios que se realizan. La verdad que acá estamos haciendo un trabajo muy importante, aunque por ahí la sociedad no lo vea, o sea más fácil criticar a los magistrados”.