Río Gallegos: una niña cayó accidentalmente a una laguna y perdió la vida

0
6616

Alrededor de las 17 horas, personal policial y bomberil organizó un dispositivo de rescate para auxiliar a una niña de 4 años que cayó en un laguna de cuatro metros de profundidad. La fatalidad se apoderó del lugar cuando, lograron hallar el cuerpo de la infortunada Isabella.

La tragedia enlutó a Río Gallegos en la tarde de ayer, cuando el personal de la Seccional Segunda acudió a un requerimiento en la calle Mahatma Gandhi y tomó conocimiento que accidentalmente, una menor de edad cayó en una de las dos lagunas que se formaron en el lugar.

Rápidamente, se solicitó la intervención de Bomberos, ante la imposibilidad de visibilizar, en las aguas turbias, a la pequeña Isabella de tan sólo 4 años de edad.  Enseguida, gran cantidad de vecinos se reunieron alrededor del espejo de agua, quienes observaron, entre atónitos y desesperados, el esfuerzo denodado del personal de bomberos para tratar de rescatar a la pequeña.

Asimismo, se encontraba a la orilla de la laguna, personal del Hospital Regional con equipamiento de rescate pediátrico, para asistir de manera inmediata a la pequeña, que a pesar de hacer los esfuerzos, quienes trabajaban en el lugar no lograban dar con la menor.

Tiempo después, llegaron los buzos de la Policía que finalmente lograron dar con el cuerpo de la infortunada niña, que una vez que fue sacado del agua, se le practicó la resucitación cardiopulmonar, pero fue infructuoso debido a que ya habían transcurrido más de cuarenta de minutos desde el momento de su caída.

Si bien, se había solicitado al personal de Prefectura que asista en el rescate, éste nunca llegó a la calle Mahatma Gandhi, a pesar del pedido reiterado y casi desesperado del personal policial.

 

“ALGUIEN SE CAYÓ AL AGUA”

Al parecer la niña, se encontraba junto a otros menores jugando en el predio, cuando accidentalmente perdió pie y cayó al agua.

“Se cayó alguien al agua”, repetía el chico que corrió en dirección a la casa, desesperado, mientras las madres dejaron todo lo que estaban haciendo, para salir corriendo en dirección a la laguna en donde ocurrió la tragedia. Una de ellas dialogó con un periodista que se encontraba en el lugar y explicó, casi en estado shock, que al ver al niño corriendo pensó en sus dos hijos que estaban jugando con otros dos nenes y una nena pequeña.

Cuando finalmente el pequeño pudo advertir que era “la nena”, la que había caído al agua, la mamá de Isabella dejó a su hijo más pequeño con otra vecina y corrió hacia la laguna e inmediatamente se comunicaron con la Policía, cuyo personal ante la imposibilidad de auxiliar, requirieron la presencia de bomberos y más tarde el equipo de buzos tácticos al constatar la profundidad de la laguna.

Se intentó que los menores, testigos de la accidental caída indicaran donde había caído Isabella, con exactitud, pero lo cierto es que todos se encontraban afectados por una crisis de nervios y llanto, imposibilitados de comunicar el lugar, hasta que uno de ellos fue llevado al sitio, contenido por los propios efectivos policiales, para dar alguna indicación, pero erróneamente señaló el espejo de agua lindante a donde se sucedieron los hechos.

Mientras tanto la madre, junto a familiares, angustiada, permanecía en la orilla, observando el trabajo de los efectivos y rompiendo en llanto por momentos,  ante lo ocurrido. Sobre todo cuando se acercaba un familiar y preguntaba ¿qué había ocurrido?

La laguna se encuentra ubicada en un terreno de difíciles características, ya que para acceder a la misma, caminando, esto se dificulta por la cantidad de depresiones ocultas por la maleza, la acumulación de piedras, y es que vecinos más antiguos señalan que tiempo atrás ese sitio estaba destinado a zona de canteras. Un lugar de extreme peligrosidad teniendo en cuenta la presencia de greda en las orillas de la laguna que hace que el suelo sea poco firme.

“ACÁ ESTÁ”

Diez minutos después de las 17 horas, el personal de la Seccional Segunda alertó a Bomberos de lo ocurrido, pero rápidamente y ante la importante profundidad del pozo de agua, se solicitó la presencia de un equipo de Prefectura, pero éste nunca llegó. En cambio a las 18 horas llegó un equipo de buzos de Bomberos que iniciaron la tarea de búsqueda, debajo del agua turbia.

“Acá está”, dijo uno de los hombres que trabajó en el rescate, al hallar finalmente el cuerpo de la pequeña, que se encontraba muy próximo de donde habría caído.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Extrajeron el pequeño cuerpo, entre las aguas e inmediatamente se escuchó el grito desgarrador de los padres que intentaron por todos los medios llegar hasta donde estaba su hija, que para ese momento ya estaba en manos del personal del Hospital que intentaba, a pesar de haber transcurrido más de una hora de estar sumergida en el agua, le aplicaron RCP.

El grito de dolor de los padres, la imagen del cuerpo de la pequeña de cuatro años, emergiendo de las aguas, hizo quebrar en llanto a los presentes, tanto al personal policial, como los vecinos.