Facebook, la  justicia y un pedido de nulidad

0
757

Luis Carlos Guaymas y Faustino Leguizamón fueron juzgados por una causa caratulada como “Robo doblemente calificado por ser cometido con armas y en poblado y en banda”, de este debate oral surgió un planteo de nulidad del reconocimiento en rueda de personas, por el uso previo de la red social Facebook, por parte de los testigos surgiendo en la sala de la Cámara Oral, un análisis propio de cada una de las partes.

El martes se llevó adelante el debate oral por el asalto a la Distribuidora LON CAN y las defensas de los únicos imputados por este acto delictivo, ocurrido en Abril de 2015, plantearon la nulidad en audiencia. Esto ocurrió momentos previos a prestar declaración, los dos únicos detenidos y fue debido a que los testigos en la etapa de instrucción y que participaron de la rueda de personas para identificar a los implicados en el hecho, hicieron uso de la red social Facebook, observando las fotografías de los presuntos autores del hecho.

El presidente del Tribunal, El Doctor Cabral le consultó al Dr. Robles –representante legal de Faustino Leguizamón- si prefería plantear la nulidad in voce, pero éste desistió, y fue así que la secretaria de la Cámara Oral, comenzó a leer a los presentes en la sala, el planteo del Doctor Víctor Robles, que en su momento, solicitó por escrito: “la nulidad de la rueda de reconocimiento, por violación al debido proceso”. Es decir, la invalidación de reconocimiento en rueda de personas, realizado por los testigos Carmen Angélica Figueroa y Germán Alejandro Leguizamón.

Además, denunció que se vulneró el derecho de su representado: “Este proceder llevado adelante, constatado en dichas actas y utilizado como argumento, para fundamentar la autoría recaída sobre mi defendido, es absolutamente violatoria del debido proceso consagrado en nuestro código de ritos y en consecuencia, nulo y por tratarse de un acto irreproducible, el mismo es insanable. En primer término, lo que el código manda es que del reconocimiento fotográfico que se trate, debe cotejarse con otras fotografías de características físicas similares a los efectos de realizarse un reconocimiento fotográfico, procedimiento que no se realizó de la forma indicada”.

FACEBOOK LOS DELATÓ

Por lo expuesto en su presentación, el Dr. Victor Robles, da cuenta de cómo la testigo Carmen Figueroa manifestó que “en oportunidad de ir a comprar en el local comercial cree reconocer al imputado, que allí se desempeñaba como cajero, por lo que posteriormente ingresa a la página de dicho local en la red social Facebook, y ella por su lado, entiende reconocer a dos personas de las cuales, allí pudo visualizar”, es decir los dos imputados en autos. Lógicamente, la mujer muestra “el contenido de dichas imágenes al otro testigo, quien sale como prueba de cargo, Germán Leguizamón que también manifestó haber observado dichas fotografías, haciendo manifestación sobre armas blancas observadas en las mismas”. Posteriormente, el magistrado en autos, ordenó la detención de estas dos personas: “sindicadas por los testigos, quienes previamente habían observado su rostro y fisonomía, en las fotografías de la red social. Más tarde, se ordenó las respectivas ruedas de reconocimiento de ambos imputados, con resultados positivos”.

Esto, le permite determinar al Dr. Robles que “dicha medida probatoria es absolutamente nula, en consecuencia de haberse practicado las mismas, con posterioridad a que los testigos hubieran observado fotografías de los imputados, y determinado por ellos mismos, como autores de los hechos, violentan profundamente la sana crítica racional, la realización de un reconocimiento en rueda de personas, con imputados sindicados y señalados, previamente por los testigos que practican dicha medida, luego de horas de observación de fotografías de los mismos, en redes sociales”. Por lo cual, la defensa solicitó la nulidad absoluta de dicha medida procesal: “por tratarse de un acto irreproducible, cualquier reconocimiento futuro es nulo, y al haberlo hecho mediante este proceder ilegal, el mismo debe declararse nulo, como así las respectivas declaraciones testimoniales, toda vez que es utilizada como prueba de cargo, a los efectos de sindicar y adjudicar la autoría de un hecho delictivo”, previniendo que “hace expresa reserva de recurrir a casación”.

UN RECONOCIMIENTO NULO

Por su parte, el Dr. Santiago Lozada, defensor de Luis Guaymas, solicitó que se le permita fundamentar el pedido de nulidad, expuesto por su par: “Tratándose de un acto, de una prueba incorporada en un proceso, y por lo tanto, una prueba común a las partes, y tratándose del mismo acto, y las mismas circunstancias de Guaymas, básicamente por la comunidad de la prueba”.

Indicó que debía ampliar la solicitud del Dr. Robles: “la estructura de ese reconocimiento, es una estructura que tiene que guardar, no solamente el debido proceso, sino dentro del debido proceso, específicamente el proceso de imparcialidad de pruebas”, advirtiendo que “tengo que decir que entre las cosas que se han perdido es la imparcialidad del juez, porque las personas, han reconocido individualmente, sin ningún tipo de contralor judicial, a las personas que ellos suponen, han participado. Esta suposición, deja de ser una suposición y aparece como una afirmación, que se corrobora no solamente con la vista, sino con la confirmación ya de observar fotografías, como bien lo planteó la defensa, con varias horas y con la reunión de las demás testigos”.

Señalando en su exposición que “se ha llevado adelante un acto privado, el cual se ha incorporado al proceso y se ha dicho ´yo ya los vi, y sé quiénes son. Los vi, porque los vi ahí pero también lo corroboro, porque estuvimos –como dice la defensa- horas mirando esas fotografías y son’, por lo tanto, ya no hay ninguna posibilidad que en cualquier rueda, por supuesto que se va advertir y se va a recontra afirmar aquello que ya se decidió, sin la participación ni del Juez, ni de Policía siquiera, voy a dar fe del acto, ni de las partes, ni de la defensa, ni del fiscal, ni de nadie. Entonces, eso hace que el reconocimiento sea nulo. Declararlo nulo, implica una afectación, no sólo a la defensa, sino a la imparcialidad del juez”.

Yendo un poco más allá, el Dr. Lozada sugirió que “el resolver la situación de estas dos personas y sobreseerlos, es una manera de abrir las puertas para que esta investigación continúe, para que el juez interviniente tenga posibilidad de seguir adelante con esto y que esta causa, no quede finalmente, archivada.  Es una nulidad porque el propio juez pierde imparcialidad, no solo se afecta el derecho de defensa. A partir de ahí, la construcción tiene este vicio, que no puede seguir adelante”, puntualizó.

LA CAUSA DE NULIDAD NO PUEDE SER INVENTADA

Seguidamente, fue el turno de la querella en la persona del Dr. Santiago Pinto, que no dudó en socavar el pedido de la defensa, en relación al planteo de nulidad, oportunamente expuesto y señalando que: “en el mismo subyace una confusión en los medios de prueba. En primer término, el reconocimiento en rueda de personas, en nuestro código de delitos, tiene solamente una causal de nulidad, que es no haber citado previamente al defensor para que intervenga en ese acto procesal”, argumentó.

Pero, por otro parte hizo hincapié que la: “valoración de este Tribunal, será en oportunidad de dictar sentencia sobre el valor de la prueba, en las circunstancias que se obtuvo y sus antecedentes”, pero asegurando  que “la causa de nulidad, no puede ser inventada por las partes, sino son aquellas previstas en el artículo 159 del Código Procesal, y por rendición a la carga de prueba particular, cualquier eventual irregularidad que se detecte, o inconformidad en las partes, en la forma de introducir una prueba, no produce su nulidad, al margen de incidencia en el valor cognitivo de la probanza, en particular”, apuntó el Dr. Pinto.

Si bien, admitió que la testigo hizo un reconocimiento impropio porque: “es algo distinto al reconocimiento de rueda de personas, y lo que habilita a la fuerza policial a dilucidar la comisión de un delito, pero en sí mismo, tras el reconocimiento impropio de la persona. No es un acto nulificante del anterior reconocimiento en rueda de personas”.

Definió que cada vez es más pronunciada la intrusión de las redes sociales y los medios de comunicación: “se ha reconocido la validez de la prueba, cuando alguien ha reconocido a una persona, que previamente su identikit ha sido mostrado las redes televisivas. Me permito citar, este es un antecedente que es de este siglo -debe confirmarse el auto que impuso la rueda de reconocimiento-, pues aún en el intempestivo caso que las imágenes fotográficas difundidas por los medios de comunicación, pertenecían al imputado, ellos podrían restar comisión probatoria, más no afectar la validez legal”, antecedente incluido en el Tratado de Pruebas y Medios Probatorios.

Para el letrado, el reconocimiento impropio, también es una herramienta eficaz para la propia Fuerza de Seguridad: “No sería posible que la Policía pueda cumplir con su función de individualizar a los culpables, si se le priva de la posibilidad de utilizar este procedimiento, el reconocimiento impropio”, debido a que “podría limitar su tarea, más allá de lo tolerable, exponiéndola a un riesgo de fracaso institucional”.

El Dr. Pinto aseguró que el reconocimiento impropio que realizó Figueroa: “no es algo descontextualizado, coincide al pie de la letra con los identikit de ellos. Es decir, acá no hay una persona que está influida, ya que caminando por la calle se encontró al sospechoso, o sea, aportó el dato. Esa información, porque no conocía el nombre de las personas, y la investigación policial, lo corrobora después, por el informe que hace la División Criminalística, y recién en función de toda esa actividad jurisdiccional y con la asistencia policial se dispuso la conducción del reconocimiento de rueda de personas”.

Finalmente, el letrado fundamentó se postura recordando al Tribunal que en el año 2015, una víctima ubicó al autor del presunto delito porque lo siguió por la red de Facebook, dio con su paradero y se lo comunicó al fiscal, fue lo que hizo Figueroa

En tanto que en el 2012, en un fallo quedó asentado que “la observación de imágenes que puedan corresponder al imputado, no invalida el acto de reconocimiento en rueda de personas, sino que los mismos deberán ser valorados en su momento”, dejando en claro su rechazo al pedido de nulidad.

Una posición similar manifestó, el Dr. Iván Saldivia, fiscal de la causa ante la Cámara Oral quien aseguró que “el acto de reconocimiento de personas fue realizado, conforme lo establece el Código Procesal Penal, y en respuesta a una orden judicial”, agregando que “Figueroa, como Leguizamón que hayan observado con anterioridad, por medio de Facebook, o por otras circunstancias la fotografía del rostro de estas personas, que estuvieron en su domicilio, no invalida de forma alguna, la diligencia de los medios probatorias, por lo tanto quedará a criterio de este Tribunal”.